Era un mico, pero recuerdo con bastante detalle la primera vez que fui al oculista, aquel hombre con su ojo-lupa descomunal. Y aquellas espeluznantes monturas donde el doctor insertaba las lentes que extraía de un maletín clasificador. Mi carita detrás, tapada

Continuar leyendo