No soy muy de tenis, pero sí de Rafa Nadal. Su mirada y sus silencios en la última rueda de prensa, tras su reciente derrota en Wimbledon, arrastraban la preocupación de quien sabe que se aleja de su guion habitual:

Continuar leyendo