Estando como estamos, con todo el curso por delante, muy pocos rechazarían ahora una invitación a “desconectarse” de la realidad. Algo se puede hacer aunque bien es cierto que, de momento, la promesa de evasión sólo nos alcanzaría para un breve paréntesis

Continuar leyendo