Todos llevamos dentro un seleccionador. Eso dicen siempre los tertulianos deportivos cuando discuten sobre la alineación y la táctica de turno. Algo parecido podría decirse si sometiéramos a debate la “applineación” de nuestro smartphone: todos llevamos dentro un director de contenidos.

Continuar leyendo