Puede que sea cosa mía, pero hablar de sencillez vende regular tirando a “regular alto”. En publicidad, nadie pide algo sencillo (salvo que quieran llamar “algo sencillo” a ese marrón que te han colocado a las 7 de la tarde).

Continuar leyendo