Fue en una tutoría a quemarropa. Cuando respondí que quería ser periodista, me recomendaron que abriese los ojos. “Chico, no hace falta ser periodista para ejercer como tal. Los grandes abogados también escriben”. Entonces sugerí la publicidad como alternativa y

Continuar leyendo