Los grandes eventos y las grandes marcas suelen frecuentar las mismas carreteras. En su ruta se cruzan intereses comunes y saben que si hacen el camino juntos, ambos ganan. También quienes les siguen, espectadores y fieles consumidores, que obtienen un mejor

Continuar leyendo