Contenido con mayúsculas: amenaza global, paraísos del cibercrimen, incubadoras de malware, hostings opacos… con estos antecedentes, ¿Quién no se atreve a contar una buena historia? A veces, basta con “meter la cabeza en el agua” para encontrar un magnífico argumento.

Continuar leyendo