Si uno está decidido a emprender un camino, siempre debe tener un buen par de botas a punto. Cuando esa ruta forma parte de un sueño, lo más probable es que siempre encuentres alguien decidido a acompañarte. «Las botas de Paul»

Continuar leyendo