Vacaciones. Temporada de idas y venidas. De hacer y deshacer equipajes. Tiempo también para historias con firma de marcas. Repasamos en clave veraniega, algunas claves inspiradoras sin fecha de caducidad.

A mí me pasa. Un verano sin pisar la playa, no es verano. A muchas marcas les sucede lo mismo. No hay briefing de temporada que desdeñe un guiño al turisteo. Algunos no tienen otro remedio, la playa forma parte de su sustento.

Con las chanclas puestas, vamos a buscar algunas coartadas para creer en historias de surfistas, toboganes y gaviotas, muchas gaviotas…

1. Descúbrete.
“Búscate” en los valores de tu empresa. Si no encuentras ni el menor retal de compromiso, renueva el armario. Tu engranaje con la sociedad también puede “revelarse” asociado al tiempo de recreo o descanso. En el caso que sigue, GoPro suscribe su apoyo a las buenas causas con lo que mejor sabe hacer: contenido. Una pieza tan hermosa en su ejecución como en el fondo del mensaje. Buen surf, mejor enseñanza.

2. Explora.
Indaga en las nuevas tendencias. Dentro o fuera de foco, la tecnología forma parte ineludible de tu encuadre. Si consigues vincularla con una propuesta de valor, la aventura siempre merecerá la pena. En ese camino, las experiencias inmersivas  que nos traen las nuevas técnicas audiovisuales son el destino de moda. Y desde luego, si alguien no puede quedarse sin billetes en este viaje, ese es el sector turístico. Fíjate cómo presenta Carnival sus cruceros esta temporada…

3. Ábrete.
Conduce tu marca a la experiencia. Deja que tus seguidores tengan una relación más personal y cercana con ella. La diferencia puede ser convertir una prueba de producto aséptica en un entretenimiento familiar. Nivea nos viene acostumbrando cada año a divertidas propuestas playeras. ¿Recordáis sus Nivea Dolls? Este año, turno para los toboganes. Mágico: jugar para aprender a protegerse.

4. Bromea.
Desdramatiza, ríete e intenta que los tuyos también lo hagan. Sin parar (y sin rubor). No abandones el sentido común pero no olvides que es la suma de otros muchos sentidos, entre ellos, el del humor. ¿Miedo al ridículo? En todo caso miedo al olvido o a la indiferencia. Seguro que esta gaviota-dron (de nuevo Nivea) es una de las mas ineficaces demostraciones de producto que recuerdo. Tan seguro, como lo estoy de encontrarme ante una divertidísima forma de concienciar sobre la necesidad de protegerse frente al sol.

5. Reinvéntate.
A veces las pequeñas barreras pueden transformarse en nuestros mejores activadores. De ahí la importancia de conocer a fondo nuestro producto. Y la trascendencia que puede alcanzar en ese sentido, la escucha selectiva en los medios propios. No creo que la cadena Hungry Jack´s considere una amenaza real la “ferocidad” con que las gaviotas se emplean ante sus clientes. O sí. Lo que nos deja en cualquier caso, es otra divertida historia creada para hablar de tú a tú con el consumidor.