Los grandes eventos y las grandes marcas suelen frecuentar las mismas carreteras. En su ruta se cruzan intereses comunes y saben que si hacen el camino juntos, ambos ganan. También quienes les siguen, espectadores y fieles consumidores, que obtienen un mejor espectáculo gracias a estas alianzas. Es lo que sucede cuando los patrocinios se construyen sobre una propuesta conjunta de valor. Poco rastro queda ya de las marcas que utilizaban estos acontecimientos como meros “tablones de anuncios”.

El pasado 22 de noviembre tuvo lugar la entrega de los American Music Awards. Uno de esos grandes eventos donde algunas marcas ya forman parte del show. Esa es la clave, entender que participar de un espectáculo no es sumar impactos sino contribuir al entretenimiento de la audiencia. Cuando se consigue ese reconocimiento por parte del público, el patrocinio se convierte en una fórmula con garantías de retorno.

Es el caso de Coca-Cola. La alfombra roja es todo un icono para cualquier Gala que se precie de vestir mayúsculas. Pero también puede ser mucho más que un desfile de estrellas bajo los flashes que apuntan a un photocall. “The Coca-Cola Red Carpet Live” es la propuesta que la marca suma a la ceremonia, convirtiendo los prolegómenos en una extensión real (e interesante) de la misma. Retransmitiendo en streaming vía Yahoo y con Snapchat como cronista social destacado en el evento, Coca-Cola presentó en su escenario particular las primeras entrevistas y actuaciones de la noche. Un contenido tan atractivo para el espectador de los premios, como para el seguidor de la marca.

tweets de @CokeMusic

Mensajes en el timeline de @CokeMusic invitando al streaming en Yahoo y la interacción en Snapchat durante los AMA´s 2015

Con la misma vocación pero adoptando un enfoque diferente, la apuesta de FIAT por los AMA revela otro ejercicio de patrocinio integrado en el evento. En este caso la perspectiva remite a una estrategia más tradicional, buscando las audiencias televisivas. Pero lo hace creando contenido musical auténtico para cada una de sus tres apariciones. Para llevarlo a cabo, FIAT colaboró con Warner Music Group, Universal Music Group y Sony Music dando forma a su campaña “#DriveTheBeat.” La primera de las piezas fue este trailer que anticipa la versión de un tema de Charlie Puth titulado “One Call Away“. El resultado, un viaje multimarca con una sorprendente fusión de estilos musicales bajo la interpretación de artistas invitados a la Gala.

En la segunda de las piezas, Fiat optó por homenajear el talento emergente, presentando “futuribles” estrellas como BØRNS, Tory Lanez, Skylar Grey and Pia Mia Y para terminar, presentó su spot Sing, protagonizado por la banda Pentatonix cuyo papel durante los premios no pasó desapercibido tras su actuación en tributo a Star Wars.

Lo que nos dejan ambas marcas es una invitación a disfrutar de la música junta a ellas. Una declaración de intenciones micrófono en mano. Con distintos itinerarios para crear sus propios contenidos y sus respectivos modelos de distribución, pero tan notorios como estimulantes. Historias que convergen sobre un mismo territorio. Historias para ver, escuchar y compartir. El saldo que acompaña a cualquier patrocinio relevante.