Ahora que estamos en pleno verano, seguro que a más de uno se os han multiplicado las oportunidades de practicar vuestro inglés. Esa asignatura en la que muchos acabamos buscando acomodo tras la excusa del “se hace lo que se puede”. En Brasil no son ajenos a esta dificultad de aprendizaje, pero están dispuestos a hacer más de lo que aparentemente decimos poder. Esa es al menos la línea que parece haber decidido seguir la escuela de idiomas CNA Language School, apostando por la innovación en sus métodos de enseñanza y en sus planes de comunicación. Diría más, convirtiendo sus planes de comunicación en ideas que mejoran sus métodos de enseñanza.

La receta es simple, fomentar la práctica. Y como habéis visto en el vídeo de cabecera, la solución no puede ser más redonda (y sabrosa). Hello Pizza es una original plataforma educativa integrada en el lanzamiento de su última campaña publicitaria,  Happy Lessons. Una iniciativa que presenta una auténtica propuesta de valor para el usuario, sumando dos intereses distintos. La escuela consigue que sus estudiantes disfruten de una actividad práctica “real” convirtiéndose en los protagonistas de una insólita promoción de una pizzería americana. El reto que plantean a los estudiantes es resolver con acierto la comanda de pedidos que recibe el establecimiento telefónicamente. Un reto que realizan sin moverse de Sao Paulo, realizando una selección previa de días y horarios, y aplicando tecnología WebRTC para interceptar las llamadas de los clientes de la pizzería y transferirlas después al servicio VoIP de una aplicación creada específicamente para el proyecto.

Hello-Pizza-Marketing-Experiencias

De esta manera los estudiantes lidian con su inglés participando en una experiencia real que origina múltiples conversaciones con interlocutores nativos. Unos improvisados “maestros” que lejos de sentirse mal atendidos, descubren una divertida promoción: cuanto más tiempo hablen con los voluntarios, mayor será su descuento en el pedido, pudiendo llegar a disfrutar de una pizza gratuita. Una idea tan simple como brillante, capaz de escalarse a otros negocios con servicios de atención telefónica de pedidos para sus clientes, propuesta que en la propia web se realiza abiertamente para que nuevas experiencias se sumen a la plataforma de aprendizaje.

No es la primera vez que la escuela de idiomas CNA apuesta por este tipo de iniciativas. El año pasado protagonizó uno de los casos más premiados y reconocidos en el sector gracias al proyecto “Speaking Exchange”, donde ancianos solitarios ejercían esta vez de profesores. En aquella ocasión, la experiencia piloto tuvo lugar entre la escuela que CNA tiene en Liberdade y la Windsor Park Retirement Community de Chicago.

Los video-chats que se producían entre unos y otros, eran grabados y subidos a un canal privado de Youtube, donde los profesores de la escuela podían evaluar los progresos del alumnado. Un magnífico ejemplo de creación de contenidos a partir de experiencias, con una finalidad puramente educativa (no se trata siempre de entretener o informar), donde los propios usuarios son los creadores del material.  Max Geraldo, director ejecutivo de FCB Brasil, agencia que firma estos trabajos, declaraba que la belleza de este primer proyecto radicaba en la creencia que tiene CNA de cultivar mejores estudiantes, cultivando mejores personas. No es mala enseñanza.