El abominable Black Friday, la mediática Lotería, los primeros rastros del alumbrado…  ¿Listos para la Navidad? Pocas serán las marcas que no lo estén a estas alturas. Y algunas, con mucho “cuento”. Como debe ser.

Vaya, no me considero el Grinch, pero va a ser que la Navidad a mí… como que no. Otra cosa es que me la pinten como un cuento. Entonces sí, compro un poquito de Navidad, para probarla. Y es que a mí los cuentos me gustan como siempre pensé que debían ser: con personajes que nunca pudiera reconocer de carne y hueso. Breves, pero intensos.

Quizá por eso echo de menos estos días la Navidad con Justino. Me hubiera encantado que Loterías del Estado hubiera apostado por un nuevo relato con el “segurata” de la fábrica de maniquíes. Con él u otro personaje del entorno, por qué no. Con aquella misma intención transmedia que a tantos nos cautivó.

Sainsbury´s y “The Greatest Gift”.

Así que buscando un cuento de Navidad, di con esta iniciativa de Sainsbury´s en UK. La cadena de supermercados nos presenta en esta ocasión un corto de animación en clave de pequeño musical. Sí, como en el caso de Loterías, también ellos se instalan en el concepto de compartir. Connotaciones al margen, pocos significados le quedan a la Navidad más valiosos que este.

El showman James Corden interpreta la canción que narra la historia de Dave. Turno para un ejemplar trabajador y abnegado padre de familia que descubre el mejor regalo para la Navidad: compartir su tiempo. Una maravillosa creación en stop motion cuya producción esconde secretos muy interesantes, como la realización de numerosas piezas del rodaje con impresión 3D.

Dave, frente a la "galleta" que inspira su nueva "Navidad".

Dave, frente a la “galleta” que inspira su nueva “Navidad”.

Pero “The Greatest Gift” es mucho más que un primoroso corto de animación. Su ambición transmedia consigue que su universo de ficción crezca más allá de esta pieza tan bien “cantada”. Sainsbury´s lanza en paralelo una aplicación móvil para “filmar” tus propios cuentos de Navidad con los personajes del corto. Una iniciativa integrada en un original pack a la venta que incluye recortables, accesorios y un manual de “Director de cine”. Todo para que los más peques descubran sus dotes tras la cámara y estimulen su capacidad creativa. Una iniciativa que sirve además para apoyar a Great Ormond Street Hospital, institución que ayuda a las familias de los niños hospitalizados lejos de sus ciudades.

De la ficción a la realidad televisada.

Pero más sorprendente aún resulta la integración en colaboración con el exitoso programa televisivo “Googlebox”. El formato, que aquí desapareció de la parrilla poco después de su estreno (“Aquí mando yo” / Antena 3), arrasa entre la audiencia británica. Una especie de reality que observa las reacciones domésticas de la gente mientras ve la tele. Y un espacio que ha servido también para convertirse en protagonista del mundo animado de Dave.

En este sorprendente giro creativo, tres auténticas parejas del programa se someten al visionado del corto. Lo que parece una acertada integración del contenido original de Sainsbury´s en la mecánica del programa, acaba siendo una nueva producción de ficción, dirigida por el mismo estudio de animación encargado de la campaña.

Hay marcas que siguen considerando que la Navidad es puro cuento. Y entonces, funciona.