Era un mico, pero recuerdo con bastante detalle la primera vez que fui al oculista, aquel hombre con su ojo-lupa descomunal. Y aquellas espeluznantes monturas donde el doctor insertaba las lentes que extraía de un maletín clasificador. Mi carita detrás, tapada por la desproporción del cachivache, desazonada seguro por la impresión de que aquellas fueran a ser mis primeras gafas… Una puesta en escena que hoy solo puedo imaginar con Tim Burton sentado a mi lado, en su silla de director.

Afortunadamente las cosas han cambiado, aunque llevar al oculista a nuestros hijos, salvo evidente necesidad, sigue siendo muchas veces un deber “aplazable”. Pero con la vista no debemos jugar. O sí. Esto es lo que debió pensar OPSM, una franquicia de ópticas nacida en Sidney hace 80 años, con más de 400 tiendas repartidas hoy por toda Australia y Nueva Zelanda. Según sus cálculos, 1 de cada 4 niños no ve correctamente, y sin embargo, más de la mitad de ellos no acude a una consulta profesional.

Esta falta de concienciación originó la campaña “Penny the Pirate”, una iniciativa que persigue el compromiso de cuidar la vista de los más pequeños educando a los mayores sobre su importancia. Penny, la pequeña protagonista de este cuento, enmascara tras su sueño de ser pirata una aventura repleta de trucos y efectos visuales. Pruebas sencillas que interactúan durante toda la lectura de los niños completando página a página un test ocular con resultados fiables.

Penny the pirate

Para Penny, cuyas aventuras se presentan en formato impreso y en edición digital a través de una aplicación interactiva, no hay mayor tesoro que descubrir la agudeza visual de los niños detrás de cada una de sus hazañas, ni mayor abordaje que el de asaltar la lista de prioridades de papá y mamá poniendo “la vista” en su sitio.

penny

Los niños ponen a prueba sus ojos sin darse cuenta, sin tener que someterse a esos extraños aparatos y a esos individuos con bata que siempre atemorizan, y por su lado, los padres reciben una magnífica ayuda para detectar si sus hijos ven o no correctamente y acudir al especialista si procede.

OPSM declara en su web su empeño en buscar nuevas vías que ayuden a sus clientes a ver correctamente. Sin duda, esta historia corrobora su filosofía. Precedido de un importante estudio, y gracias a un proyecto desarrollado por un equipo de profesionales multidisciplinar, “Penny the Pirate” se lanzó al gran público como un auténtico evento editorial, integrado en el programa escolar de numerosos centros y arropado por una importante campaña de bloggers.  TV, cine, acciones en punto de venta y numerosas activaciones en Internet, completaron la plataforma estratégica para dar a conocer esta innovadora propuesta que cuenta ya con un prolífico palmarés en los mejores festivales publicitarios internacionales.

 

 

Créditos Fotos: