Fieles a la costumbre, muchas marcas volvieron a confiar en Cupido. San Valentín siempre está dispuesto al coqueteo. Y como él, decenas de protagonistas de toda índole que se hacen notar en el calendario. Si estás buscando un flechazo en tu plan de contenidos, pon fecha.

Pasó San Valentín. Y pronto llegarán otros, santos o no, reivindicando su lustre en el calendario. Efemérides, homenajes, hitos… es fácil encontrar argumentos. Las marcas son capaces de descubrir un significado especial en cada uno de los 365 días del año. Porque si no lo tiene ya, se inventa.

Inspirarse en el calendario es un clásico del marketing. Construir una historia en torno a una fecha señalada te sitúa a favor de corriente. Sabes que el asunto tendrá recorrido en los medios y que se producirá cierta movilización entre el público. A veces muy segmentada esta última, otras, masiva. Depende en buena medida del referente en cuestión. Algunos hay que reconocerlo, con un incuestionable impacto comercial. 

Asuntos menores, pero actuales.

Lo cierto es que estas “historias del calendario” son una cantera inagotable en el quehacer editorial de las marcas. Siempre hay un motivo para la veneración. Hay “días de” para todos y para todo. De enamorados sí, pero también de madres y padres, de niños por supuesto; de causas (pro) y efectos (contra), de memoria histórica, grandes eventos o simplemente, flagrantes operaciones comerciales (véanse Black Fridays de turno). Quizá sea tanta proliferación la que ha conducido la trascendencia de sus relatos a cuestiones menores. Eso, y la voracidad de contenidos que experimentan las marcas en su necesidad de alimentar sus propios medios.

Esa responsabilidad editorial que han asumido muchas compañías exige constancia en la conversación. Una tarea que juega a menudo con la actualidad para evitar la amenaza de la monotonía. Las marcas nunca han sido ajenas al “desamor”, pero ahora temen más que nunca ese lapidario “ni siquiera hablamos”… Puede que San Valentín tenga poco o nada que ver con el ideario de tu compañía, pero también puede ser un curioso tópico recurrente. No obstante, mucho mejor si aciertas con una conexión inteligente afín a tu territorio. Sea el día que sea, apostarse con las flechas detrás del calendario es posible que te ayude a conectar con tus seguidores y con cualquier otro espectador. Fíjate si no en alguno de los siguientes ejemplos que nos llegan a la sombra de nuestro amigo Cupido

El amor también es un asunto financiero.

Pues sí, al menos así resulta tras esta sincera visión de la consultora internacional Prudential. Con “Masterpiece of love” nos presenta una serie de cortometrajes que celebran la vida, el amor, el arte y el poder regenerador del espíritu humano. Este es el trailer que presenta los cuatro cortos de la serie, transformados por cuatro artistas en otras tantas obras de arte.

¿Love last o Love Lost?

La marca de audífonos Cochlear propone este interesante experimento audiovisual instalado sobre una historia de amor. El corto enmascara un test real de audición, donde el grado de tu agudeza puede determinar distintas interpretaciones de lo que estás viendo.

 Menú solo para adultos…

Listo para ser servido en Burguer King, solo por San Valentín y a partir de las 18:00. Si criticaste a tus nenes por pedirse una hamburguesa pensando en el juguetito, quizá no vuelvas a hacerlo.

Declárate con una buena sonrisa.

Y a ritmo de clásico. La marca de detergentes Snuggle convierte el humor en un simpático juego de felicitación. Conseguir que el usuario pase a la acción le convierte en el mejor embajador de tu marca.

Un café y lo que venga.

Para terminar, nos quedamos en casa. Esta interesante propuesta de Nescafé nos propone un escenario ideal para descubrir el amor. Apoyado en Tinder para su promoción, en su MatchCafé  todo eran facilidades para ayudarte a conseguir esa primera cita. El espacio, un conocido café-librería madrileño transformado para que los asistentes pudieran disfrutar de románticas experiencias.

 

 

 

  • Imagen de cabecera: Adaptación de original publicado en Unsplash.com