Hace casi 20 años, Apple recurrió a un buen puñado de iconos del siglo XX para interpretar su manifiesto más sincero. Aquel “The crazy ones” estaba llamado a ser mucho más que un simple spot publicitario. Ken Segall fue uno de los principales artífices de aquella campaña. En el reciente “Management & Business Summit 2016” celebrado en Madrid, tuvo tiempo de contarnos su experiencia junto a Steve Jobs y por supuesto la razón fundamental que inspira su creatividad: la búsqueda de la sencillez.

Silvio González, consejero delegado de Atresmedia, abrió la segunda edición del MABS señalando la importancia de encontrar instrumentos para entender la incertidumbre a la que nos arrastra la tecnología y conseguir así, participar de sus nuevos modelos de negocio. Entre los muchos ilustres ponentes, Ken Segall se sumó al reto inspirador del evento abriendo boca con el mítico spot “The crazy ones”, probablemente, la campaña que marcó su devenir durante 12 años como director creativo de la cuenta de Apple. Aquel “Think different” desnudó el corazón de una marca cuya creatividad reinventó el sector tecnológico no sólo desde el punto de vista del marketing sino desde la propia concepción del producto.

En la actualidad, Segall continúa trabajando como consultor de marcas de primer orden internacional, una visión que extiende a su blog particular considerado por muchos una referencia como perspectiva tecnológica del mundo de la publicidad y el marketing empresarial. Como buen publicitario, Ken no perdió la oportunidad de promocionar su segundo libro “Think Simple”. Teniendo en cuenta que el primero llevaba por título “The power of simplicity”, no cabe la menor duda de la trascendencia que la sencillez ha alcanzado en su filosofía de trabajo. Pero cuando esa apuesta te ha hecho ver cómo una empresa a la deriva acaba siendo la empresa más valiosa del mundo, es difícil pensar lo contrario.

“Simple can be harder than complex. You have to work hard to get your thinking clean to make it simple. But it is worth it in the end, because once you get there, you can move mountains.” Steve Jobs

Hace unos meses, aprovechando un post donde apuntaba algunas acciones interesantes de publicidad exterior, hablaba de esa sencillez tan poco glamourosa en estos tiempos de frenesí tecnológico. Uno tiende a pensar que sencillo y fácil interpretan a menudo la misma sintonía. Nada más lejos de la realidad. Segall hizo referencia a ello con rotundidad: “En la creatividad no existe la sencillez como tal, ya que todo el proceso requiere muchísimo trabajo. Lo importante es que el resultado provoque la percepción de sencillez”.

Ken Segall y la sencillez como bandera de la creatividad.

Ken Segall, el creador de la “i” en los nombres de los productos Apple, durante su intervención en Mabs 2016

La charla dio para descubrir algunos datos curiosos sobre la historia de Apple, como las denominaciones de Telepod o iTalk que compitieron por dar nombre al dispositivo que hoy llamamos iPhone. La creación de la famosa ‘i’ para sus marcas, fue precisamente otro de los grandes hitos referidos en la jornada. Ken lo valora hoy como su gran aportación a la marca, una “i” derivada de la palabra “internet” y de la que no resultó nada fácil convencer a Steve Jobs.

Ken Segall se despidió glosando en 5 enunciados las claves del espíritu de Apple, siempre orientado a simplificar la vida a la gente en la tarea de innovar, comunicarse y organizarse.

  1. Crear sencillez para enamorar. Los clientes, los seguidores de tu marca, caerán rendidos si tu propuesta de valor es tangible y además sencilla. Te adorarán por ello y no sólo eso. Contarán a los demás lo que se pierden si no se unen a la comunidad. Eso es creatividad.
  2. Hacer menos cosas pero mejor. Steve Jobs solía decir “La perfección se consigue no cuando ya no hay más cosas que añadir, sino cuando ya no hay más de las que prescindir”. En la abundancia proliferan los caminos hacia la complejidad.
  3. Dar valor a cada palabra. Conseguir que todo lo que cuentes tenga una razón de ser. No hay estrategia bien definida que necesite más de una página para explicar su esencia. Todo lo accesorio es prescindible para comunicar con eficacia.