Muchas historias se conducen por lugares comunes. Hábitats que se hacen recurrentes entre las marcas, en su propósito de ocupar un territorio donde hacer valer su posicionamiento. En uno de esos lugares se acostumbra a ejercitar la incredulidad ante lo imposible. General Electric vuelve a uno de sus escenarios favoritos.

El desafío a los límites es una constante en la personalidad de muchas marcas, tanto que sienten que nada las hace más auténticas que conseguir llegar donde otros ni siquiera han imaginado. Ese discurso forma parte de alguna de las historias que General Electric ha compartido con sus seguidores. “Unimpossible missions” es una de las últimas. En todos los idiomas existen expresiones que ilustran la nula probabilidad de que algo pueda suceder. Nada mejor que alcanzar lo imposible desmontando la ironía que suele acompañar el significado de estos dichos populares. GE consigue demostrar en tres historias originales que no hay símiles infalibles cuando queremos asegurar que algo no es factible.

“A Snowball’s Chance in Hell”, la pieza que has podido ver abriendo este post, no deja dudas al respecto. Con una sorprendente puesta en escena, al estilo de las grandes producciones del cine de espionaje, un equipo de ingenieros de GE consigue encapsular una bola de nieve y someterla a temperaturas infernales sin que sufra el menor efecto. “Catching lightning in a bottle” y “Like talking to a wall” completan esta serie, donde la literalidad de sus títulos se convierte en un extraordinario reto científico.

Con esta propuesta de contenidos GE se mide con lo imposible mediante una fórmula de entretenimiento en clave de ficción. Un formato que le permite hablar de ciencia y tecnología con un lenguaje universal. Sus expertos ingenieros son los protagonistas de estas curiosas misiones que desdicen con hechos las ingeniosas “verdades” del acervo popular. La nieve puede resistir en el infierno, la luz se puede atrapar en una botella, y hasta los muros pueden escuchar. Si alguien es capaz de conseguirlo, saber contarlo no es empresa menor.

Producidas con la firma de la que ya parece su “marca de entretenimiento”, GE Theater continúa su innovadora apuesta de contenidos tras la brillante acción vía podcast que alcanzó con The Message”. Ciencia y tecnología son un escaparate atractivo para desarrollar buenas historias. Lo difícil es logar que, a través de tus valores de marca, sea posible construir una emocionante serie de ficción. “Like talking to a wall”, la última pieza con la que cierro este post, se inicia con una voz en off que advierte: “Si quieres hacer progresos verdaderos, tienes que desafiarte a ti mismo para reconsiderar lo que es imposible”. Lo que sucede después, como en las anteriores, es un breve pero intenso relato con un ambicioso epílogo: “Imagina qué otras cosas imposibles somos capaces de hacer”.