¿Te imaginas haciendo un pedido de tu androide a medida? Deja de imaginar y conoce a Walter. Esta es una de las propuestas que impulsa la campaña de comunicación de “Alien: Covenant”, dos meses antes de su estreno. El regreso de Ridley Scott con esta precuela de la saga, se aferra al storytelling como arma de seducción. Al cine, lo que es del cine.

Sí, efectivamente, ya puedes hacer el pedido de tu androide en www.meetwalter.com. Su nombre es Walter, creado para servirte. La pieza que has visto al inicio de este post, concebida por el propio Ridley Scott, es su carta de presentación. Dudo que recibas en casa un Fassbender sintético y servicial, pero la iniciativa promete inminentes sorpresas si te adhieres a la oferta. Se rumorea que muy pronto, todos los “clientes” registrados podrán personalizar su androide en una aplicación on line.  El cine, storytelling en estado puro, ha descubierto en su propia esencia un genuino toque de distinción para sus estrategias.

Walter_Storytelling

En www.meetwalter.com ya puedes hacer el pedido de tu nuevo “asistente humanoide”…

Tanto que dicha estrategia de comunicación forma parte del desarrollo artístico de la obra. Un storytelling que cobra dimensión transmedia en busca de un universo de ficción con múltiples puntos de contacto. La historia así, crece sin perder su identidad y provoca mayores oportunidades de negocio, más allá del interés promocional. Hace tiempo que las cuentas de Hollywood cuadran gracias a lo que no es pantalla y en ese contexto, el valor de las “comunidades” se multiplica.

Storytelling en busca de comunidades.

La originalidad ya no es un condimento imprescindible en los fogones de las “majors”. Si quieres creatividad, husmea en las nuevas plataformas de streaming. Mientras los Netflix, HBO, Amazon y compañía se vuelcan en la producción de contenidos inéditos y exclusivos, los grandes estudios se parapetan tras la fortaleza de sus títulos-franquicia. Un riesgo medido, donde las sagas se transforman en marcas con un amplio catálogo de licencias imperecederas.

Esas “marcas de película” identifican en sus respectivas comunidades su mejor aval de éxito. Se trata no solo de atraer nuevos seguidores, sino de conseguir que los fieles se sientan encantados de serlo. Y esa conexión, donde predomina el vínculo emocional, responde siempre ante el estímulo de las buenas historias. Una respuesta que puede llegar a convertirles en el mejor embajador de ese interminable universo de ficción.

Suena paradójico, pero el camino para vender una buena historia es otra buena historia. “Conoce a Walter” ejemplifica esa confianza en el storytelling para llenar de significado su estrategia transmedia: coherente, inmersivo y social.

“Meet Walter” es contenido coherente.

Añade contenido interesante sin menoscabar su naturaleza narrativa. No propone una historia ajena a “Alien: Covenant”. Sencillamente, es más de “Alien: Covenant”, una iniciativa que permite disfrutar de una película “mucho más grande”. Y lo hace además, integrando en la ficción un partner como AMD. La empresa californiana de tecnología punta ya presume de fabricar los procesadores de esta nueva generación de androides. Pero además de regar el cerebro de Walter, ya sabemos que nos depararán más sorpresas vinculadas con sus avances en el entorno de la realidad virtual. Más madera, más storytelling.

“Meet Walter” es contenido inmersivo e interactivo.

No se trata de un trailer que saque un brillo inesperado de la trama. Es una historia concebida para invitar a la acción al usuario. Su participación forma parte del argumento y acaba siendo el desencadenante de otras “secuencias”. La experiencia comenzará a crecer en un contexto personalizado que originará la creación de nuevos contenidos. Y su autoría entonces, pasará lista a una comunidad encantada de colaborar.

Storytelling para promocionar Alien: Covenant

Contenido parcial del e-mail de confirmación que recibirás al activar tu pedido vía Facebook.

“Meet Walter” es contenido social.

Si has conseguido un papel en la historia, no querrás actuar sin público. Más aún, es posible que te empeñes en arrastrar a cualquiera de los tuyos a formar parte de ese elenco. El storytelling nos conducirá a una experiencia lúdica de ámbito personal, lista para compartir en nuestras redes sociales. Allí nos espera nuestro público y allí representamos diariamente la función de nuestras vidas. Muchos ya aplican en ella las claves del storytelling. Dicen que una de las fórmulas para crear una buena historia es dar vida a un temible adversario. Y no lo hay peor para nuestro “teatro social” que no tener nada que contar. ¿Alguien se resistiría a presumir de su nuevo androide?